Nuestra andadura comienza de la mano de Pablo Cordero, cuando siendo pequeño quiere seguir los pasos de su tío Julian Silva, quien tenía su propio taller de confección (en la foto se puede apreciar los utensilios de costura en la pared, Julian está detrás a la derecha de pié junto a su mujer Paca Cordero, Pablo está marcado con un cuadro rojo; mientras celebran el fin de temporada de costura para las fiestas del Cristo de la Caridad). En aquellos entonces solo tenía 10 años y se empezaba de aprendiz, sin salario hasta ser oficial de costura.

Después de unos años cambió de taller, esta foto es de aquellos años Pablo está sentado en el suelo, y termina por ir a Madrid a finalizar su aprendizaje en corte y confección.

A últimos de los años 60 llega un curso de bordar de máquinas Wertheim sus compañeras de taller le retan a ir al curso, y al final él es el único que terminará el curso, y se sacará su diploma de profesor de bordados. Entonces ya contaba con 21 años.

Desde entonces empieza a trabajar y a bordar en la casa de sus padres, así continua hasta 3 años después de casarse, cuando ya la demanda es tan grande que deciden su mujer, Luisa Maldonado y él montar una pequeña tienda en la Cl Lino Ramos 13, y le ponen el nombre de su hija Bordados Esther Cordero.

Al poco empiezan a confeccionar cortinas, ya que sus amigos como sabían que era sastre le pedían que les hiciera las cortinas de sus casas, así empieza a trabajar las cortinas, y poco a poco se mete en el mundo de la decoración, hace cursos de decoración profesional y en el año 1997,se abre nuestra tienda actual, con dos plantas dedicadas a la decoración del hogar y el textil, bordados, cortinas, y todo lo que necesita un hogar.

En el año 2001 exponemos por primera vez en FARCAMA hasta el año 2006, también hemos expuesto en la Feria del Mueble de Sonseca y en la de Artesanía de Talavera de la Reina en el 2004 y 2003 respectivamente.

Actualmente Esther Cordero es miembro del Comité de Selección para FARCAMA, Bordadora acreditada por Artesanía e Industria, y Decoradora Profesional de Interiores, y sigue los pasos de su padre trabajando codo a codo los dos.

En 2010 Pablo Cordero es reconocido por el Ministerio de Cultura con el galardón de Maestro Artesano Bordador y Sastre, siendo el único hombre hasta ahora que lo ostenta ya que siempre han sido mujeres las que se distinguían con estos títulos.